“La esperanza en nuestro corazón deber ser como una pequeña llama que nunca se apaga. Si se apagase, el corazón se perdería en la oscuridad de una noche que nunca verá el amanecer”.